¡Contamos!

¿Compartes con nosotros?

Historias personales, formas en que tu equipo se une para salvar esta crisis, testimonios de apoyo, menciones y reconocimientos a compañeros que estén aprovechando este momento para dar mejor testimonio que nunca de nuestros valores... Todo eso es lo que nos une y lo que queremos compartir en este espacio.

Lo CONTAMOS en:


Soy Luis Gustavo Díaz Serrano, analista de Conciliación en el casino Crown Guayacanes (Panamá)

Con la pandemia puedo decir que vinieron cosas no tan buenas (como un divorcio no deseado); pero que le ha dado un giro a mi vida trayendo con ello otras cosas buenas y actividades para las que antes no sacaba el tiempo.

Lo primero es que esto me hizo volver a Dios y a lo espiritual. Y con ello vino el deseo de hacer música, componiendo algunos temas para el coro que estoy dirigiendo en la iglesia y poniendo en práctica este don que mantenía encarcelado desde hacía varios años. En esta misma línea, también volví hacer pistas musicales.

Desde hacía un tiempo mantenía inquietud por adquirir conocimientos de diferentes profesiones y así saber de todo un poco, para hacerle frente a algunos proyectos. Así que también pude adquirir conocimientos en soldadura y electricidad, gracias a los cursos gratuitos del INADEH.


Artista Plástica en activo.

Diana Molina, puesto actual como operadora de telefonía en el departamento de compras y atención a proveedores, Servicios Centrales, Codere Servicios y SLU.

Trayectoria artística en Grupo Codere, exposiciones:

  • 1.998-1.999 meses Diciembre y Enero - Dirección General
  • 2.004-2.005 meses Diciembre y Enero - Dirección General
  • 2.014-2.015 meses diciembre y enero – Bingo Canoe

Mi pasión por la pintura ha sido desde siempre, desde que era niña. Fue en 1.196 cuando decidí tener una amplia producción y mostrar mis trabajos en público, poniéndoles precio y afortunadamente viendo que tenían gran aceptación, comencé a vender.

La pandemia me ha permitido durando este largo tiempo desarrollar mi pasión y dedicarle más tiempo paralelamente al trabajo en Codere. La experiencia ha sido totalmente positiva, ya que me ha permito tener a día de hoy 132 obras disponibles para su exposición y venta.

Pintar es mi pasión y mi motivación en la vida.

Mi estilo sigo conservándolo como propio. Trabajo la abstracción con pinturas acrílicas, sobre soportes variados, lienzo, madera, cartón y papel.

Mi obra trata de paisajes interiores, sentimientos, emociones, pensamientos..., pinto la emoción que me provoca lo que veo. Lo mío es crear, no copiar, trato de pintar la emoción o la idea o el recuerdo de las cosas.

Mi meta es crear, seguir aprendiendo, mostrar y compartir con los demás mi pasión por la pintura, siempre EN POSITIVO.

Datos de contacto (particular): Instagram y Facebook – @dianamolinaarte

Diana Molina

(9 de julio de 2021)




Codere, 12 meses de pandemia

Un año después de que comenzara la mayor crisis sanitaria del siglo XXI reflexionamos sobre cómo han cambiado nuestras vidas y experiencias a nivel personal y profesional.

La pandemia 360º, 365 días

La incertidumbre, la falta de información- especialmente por parte de los gobiernos- y el miedo son los recuerdos más vívidamente extendidos entre los colaboradores de Codere en los distintos países. Italia en Europa, y Colombia y Argentina en Latinoamérica, fueron los primeros países en decretar la alarma sanitaria y emergencia nacional el 10 y 12 de marzo de 2020, respectivamente, si bien los cierres de la actividad presencial de Codere en los distintos países se sucedieron del 9 al 24 de marzo.

Las siguientes semanas se convirtieron en una sucesiva escalada de intensivas medidas socio-sanitarias. Todos los países mantuvieron restricciones especialmente duras al inicio de la pandemia. En Uruguay, si bien no se implementaron medidas de confinamiento obligatorio, sí hubo, y sigue habiendo hoy, una fuerte exhortación del Gobierno a la reducción de la movilidad.

Esa sensación de desamparo e incredulidad de los primeros momentos lo expresa bien nuestro colaborador de Codere Italia que destaca, sobre todo, la incerteza, “no había informaciones claras sobre lo que realmente estaba sucediendo. El recuerdo de las primeras visitas a los supermercados (únicos lugares permitidos) durante el primer cierre del país te transportaba a una de esas películas que tantas veces habíamos visto en el cine, pero que en este caso estaba sucediendo en la vida real.”

Germán Muruaga, jefe de Compras Cono Sur (Argentina) también apuntaba que recuerda vivir este momento con una gran incertidumbre, cierto temor y con una perspectiva “cortoplacista” (anuncios cada 15 días), “nunca pensé que la pandemia iba a extenderse por tanto tiempo e iba a traer aparejadas semejantes consecuencias. Las primeras sensaciones fueron de preocupación. Principalmente por la salud de mi familia, amigos y compañeros; como así también por el mantenimiento de sus puestos de trabajo. La información que circulaba era mucha, confusa y cambiante a diario”.

Asimismo, cada país organizó la emergencia a su manera, bien en fases, como en Argentina, atendiendo gradualmente las etapas de evolución de la misma; o con los semáforos de color de riesgo epidemiológico de México, Italia o Colombia. En España, tras la declaración del Estado de alarma, el Ministerio de Sanidad asumió el mando único sobre todas las autoridades y recursos sanitarios públicos e incluso privados que, con posterioridad y de manera intermitente, han continuado las comunidades autónomas en base a los distritos sanitarios.

Durante este periodo, pasamos de las reglas básicas (distancia social, lavado de manos y mascarillas/cubrebocas/barbijos) a otras medidas más exigentes como restricciones a la circulación, al trabajo presencial no esencial; a la suspensión total de las clases en los colegios, retomando -cuando fuera posible- la opción online. Por ejemplo, en Colombia, se permitió solo la salida a un solo miembro familiar para recados y compras. En España, el gobierno incluso requisó material médico necesario para combatir la pandemia, y se suspendieron los plazos procesales en todos los órdenes jurisdiccionales. En Uruguay, incluso, se impulsaron facilidades en el pago de impuestos a algunos sectores y se otorgaron créditos/subsidios/partidas alimentarias. En muchos países se cerraron total o parcialmente las fronteras, se restringió el tránsito de extranjeros, se cancelaron vuelos, cruceros, espectáculos y se limitaron total o parcialmente los aforos a transportes colectivos urbanos.

Situación del coronavirus en la geografía Codere

Nuestros compañeros de las distintas unidades de negocio nos comentan cómo está la situación en sus países que, pese a inicio de la vacunación a nivel internacional, algunos están padeciendo un empeoramiento de la situación. Especialmente aguda es la situación en Argentina, que está sufriendo su segunda ola de la pandemia con un importante incremento de contagios, lo que ha llevado a declarar nuevamente el cierre de la actividad del 9 al 30 de abril, intensificando las restricciones a la movilidad.

Lamentablemente, Uruguay también vive uno de los momentos más complicados. El pasado 7 de abril se registró el record de casos positivos (un 29.38% en relación a los test realizados), aumentando la mortalidad notoriamente con un índice de Harvard en el entorno del 95%, con preocupante disponibilidad de camas UCI (unidad de cuidados intensivos).

Colombia, sigue de cerca su alerta “roja” por nivel de ocupación UCI, que ha obligado a imponer toques de queda y cuarentena estricta en las principales ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena, Barranquilla o Bucaramanga.

El pasado 1 de abril, Italia emitió un nuevo Decreto del Gobierno (DPCM), cuyo texto prevé la extensión hasta el 30 de abril de 2021 de la aplicación de las disposiciones y restricciones del Dpcm del 2 de marzo de 2021.

En España, con un mapa de incidencias irregular por las comunidades autónomas, mantendrá el Estado de alarma nacional hasta el 9 de mayo de 2021.

México ocupa el decimocuarto lugar mundial en número de contagios. El país suma cerca de 1.800.000 personas recuperadas después de haber padecido la enfermedad. La ocupación media de camas Covid está en el 19% y las de UCI al 22%.

En Panamá, la situación se ha relajado relativamente, al pasar del confinamiento a restricciones y toques de queda (desde las 16:00 a las 23:00. Desde el mes de septiembre de 2020, se abrieron en el país clínicas post-Covid, que presentan servicios integrales a los pacientes con secuelas de la enfermedad.

Las vacunas, el primer gran balón de «óxigeno»

Por otra parte, en abril cumplimos ya los cinco primeros meses de vacunación en los países Codere. Los gobiernos inician una carrera contrarreloj para lograr la inmunización de “de rebaño” lo antes posible. Por el camino, mucho contratiempo con la entrega de vacunas, especialmente en Europa, relativas a los efectos secundarios con las de Astrazéneca y Janssen y disparidad de criterios en los distintos organismos internacionales. Sin embargo, todos los países son conscientes de que esta herramienta es fundamentan para dar el ¡Alto! al virus y recuperar el aliento perdido tiempo atrás.

Las estrategias de administración son muy similares en los países, priorizando personal esencial y mayores, y atendiendo a la logística y número de remesas disponibles. Ante los retrasos de vacunas, España – por ejemplo- se plantea seguir la estrategia de UK y retrasar la segunda dosis para seguir vacunando al resto de grupos y obtener cierto grado de inmunización con una sola dosis.

Estas son algunas de las principales vacunas administradas en los territorios Codere: AstraZéneca, Janssen, Pfizer-BioNTech, Moderna, Sputnik V, Covishield, Sinopharm, Ad5-nCoV, CoronaVac o Sinovac. Seguiremos de cerca el antes y después de la etapa de vacunación, y cómo este hecho será un punto de inflexión en nuestra actividad en Codere.

Para nuestro compañero Anderson Vélez, auxiliar de administración de personal de Codere Colombia, “la situación del país en este momento es difícil, pero creo que los colombianos somos personas muy fuertes, hemos superado muchas cosas y creo que de esto vamos a salir muy bien, confiamos en el proceso de vacunación que hasta el momento se ha llevado a cabo desde el gobierno nacional”.

Codere se activó rápidamente frente a la Covid-19

La compañía demostró estar a la altura y crear y activar rápidamente un plan de emergencia global en todos los países (como ya vimos en la entrevista de CA a Adolfo Gorjón en materia de Prevención y RRHH). Nuestros colaboradores recuerdan las principales medidas adoptadas en los países en relación a los empleados y la actividad en los centros de trabajo:

  • Medidas de impacto económico: prioridad de pagos críticos, contención de gastos, renegociación de contratos/pago a proveedores, suspensión de proyectos y/o actividades no críticas para la continuidad del negocio, etc.
  • Medidas de ayuda económica: solicitud de programas de ayuda de gobierno, implementación de programa de Ayudas Codere, complementos salariales, donaciones de insumos/materias primas a municipios y entidades, etc.
  • Medidas en prevención y de seguridad: Protocolos de salud y seguridad, Comités Covid, teletrabajo en puestos que pudieran desarrollarlo, formación en bioseguridad, dotaciones de EPis y material de seguridad, etc.

Juan Miguel Pérez, director de Personas España hace hincapié en la positiva respuesta de los colaboradores de Codere a pesar de la situación, “he podido percibir el enorme compromiso de la mayoría de los empleados de Codere colaborando para superar la situación y comprendiendo las decisiones que se estaban tomando para minimizar el impacto de la pandemia en la empresa y en las familias” además, afirma, “todos juntos podemos superar lo que nos pongan por delante!!. Esa es la principal experiencia que he aprendido”.

Asimismo, y en relación al impacto de los cierres, nuestro colaborador de México, apunta que, “el reto es implementar y cumplir todos y cada uno de los protocolos de salud en nuestras UdN con el fin de controlar la propagación del virus y de esta manera generar tranquilidad y seguridad a nuestros clientes”.

El juego, Codere y la Covid-19

El impacto de la crisis en el sector del juego ha sido grande, en algunos países con caídas en ingresos en juego presencial en torno al 55% como en España, provocados por los cierres y la reducción de aforos.

Pablo Stradiotich, director de operaciones Uruguay, hace una buena radiografía del carrusel emocional a lo largo de la pandemia y en relación a Codere, “fui bastante optimista hasta que el avance de la pandemia nos fue pegando cada día más. Comencé a entender que la situación era muy grave en aquel momento, pero no anticipé que un año después estaríamos en una situación aún peor”. Además, continúa relatando, “con el aumento de casos a nivel mundial comenzó el pánico, pero ya era demasiado tarde para digerir la sensación. El peor momento fue el cierre de las salas. Fuimos tomando conciencia de las graves consecuencias para el negocio. Fue y es un momento realmente duro para todos quienes trabajamos en Codere”.

En esta misma línea se expresaba Germán Muruaga, jefe de compras Cono Sur (Argentina), “fue muy duro el golpe respecto al cierre o restricciones de salas, como lo será recuperarse. No somos ajenos a la realidad de una pandemia mundial y nuestro sector es uno de los más afectados. Pero estoy seguro de que nos recuperaremos empujando todos y aportando lo que podamos para que ello suceda. También entiendo que es el punto de despegue para apostar y potenciar el negocio online, convirtiéndolo en un aliado clave para el negocio”.

Para países en los que el juego ya atravesaba dificultades, la crisis Covid ha sido un duro golpe, tal y como resume una de nuestros colaboradores en Italia, “el sector del juego lleva muchísimo años siendo objeto de demonización por parte, tanto de la política como de los medios. El incremento de los impuestos y las limitaciones han provocado que sea un sector que estaba sufriendo mucho. En el contexto actual nos han dado el golpe de gracia, pero estoy seguro que las compañías que logren resistir esta crisis, entre las cuales estaremos, tendrán un futuro más claro y saldrán reforzadas. Los clientes están deseando volver a jugar y la socialización que ofrecen nuestras salas junto al juego responsable, será- sin duda- uno de los puntos fuertes para poder volver a los niveles Pre-Covid e incluso superarlos”.

Todos estamos de acuerdo en que la pandemia ha sido una piedra más en nuestro camino, pero como apunta Yolanda Macre, analista de Cumplimiento de Codere Panamá, “lo importante es mantener un plan b, que sepamos reinventarnos, ser más creativos y que estemos al lado de la tecnología para poder seguir generando ingresos”.

Por ello apunta que “el sector tiene un reto importante por delante y para no perder clientes deben buscar la manera de reinventarse siempre cumpliendo con todos los protocolos de salud. Siento que la era Digital llegó y hacia allá debemos seguir enfocándonos y buscando la modernización para hacer de nuestras salas de juegos un lugar estable para jugar”.

Un futuro, siempre en positivo

El transcurso de estos meses nos deja también muchos aprendizajes por el camino. Entre ellos la experiencia piloto del teletrabajo. Para Juan Miguel Pérez, “creo que va a haber un antes y un después de la pandemia. El teletrabajo ha llegado para quedarse. Muchos de los candidatos ya exigen disponer de una parte de su jornada en remoto. Empezamos a valorar más aspectos como conciliar la vida profesional y la familiar y más la flexibilidad en el puesto de trabajo”.

A nivel personal la pandemia no ha dejado indiferente a nadie, más bien, todos somos conscientes de que algo ha cambiado para siempre. Los colaboradores manifiestan sensaciones casi idénticas al respecto. Para nuestro colaborador de México la pandemia le ha hecho “ser más agradecido y valorar todo lo que tenemos día a día, la familia, el trabajo, los amigos, compañeros…”. Asimismo, se sorprende de su capacidad de adaptación ante todos los contratiempos “fui capaz de adaptarme mejor de lo esperado a la nueva normalidad”.

En esta misma línea reflexiona uno de nuestros compañeros en Italia: “La pandemia ha cambiado nuestra vida a casi todos, hemos aprendido a valorar más la libertad de la persona y darnos cuenta que nada está escrito, por lo que a partir de ahora viviremos en alerta por lo que puede suceder”.

El valor de los pequeños momentos, de las tareas cotidianas, de la familia… estas son las cosas que nos deja también el coronavirus doce meses después del inicio de la pandemia. Y al tiempo, seguimos remando en el mismo barco, con la vista siempre en positivo, sumando, compartiendo experiencias, aprendiendo por el camino y superándonos a nosotros mismos.

Desde Codere Actualidad agradecemos el apoyo desde las distintas unidades de Negocio su colaboración y los testimonios que nos han brindado para la realización de este artículo. Gracias a todos!

Otras fuentes de consulta Covid y vacunación:

Detalle sobre el estado de vacunación en Latinoamérica (PAHO)

Detalle sobre el estado de vacunación en Europa (WHO)


ConversAction!

Durante los últimos meses hemos tenido que repensar y reorganizar nuestra forma de vivir el tiempo, las relaciones y el trabajo. Y es que la pandemia nos ha dejado expectantes, desorientados pero, sobre todo, distantes.

La tecnología ha sido la mano amiga a la que sí nos hemos podido agarrar. La situacion ha dado un nuevo sentido a su valor, cuando en un momento de distancia social, ha sido la herramienta que ha facilitado la conexión, la nueva forma de verse, hablar y sentirse unidos. En definitiva, el único modo con el que podíamos recrear los momentos de antigua normalidad.

Por eso, Codere Italia pensó en reproducir ese momento de ocio y encuentro, que aunque sea de forma breve, nos permite charlar en la oficina, intercambiar una broma, conocernos un poco más y conectar más allá de lo laboral: la pausa del café.

Y así nació ConversAction. Un telecafé en época de teletrabajo. Diferente en su forma, pero no en su intención. De hecho, el objetivo es recuperar el contacto humano, para no interrumpir ese canal de comunicación que es la herramienta fundacional de una comunidad en la que tanto se ha trabajado en esta unidad de negocio a lo largo de los años, con numerosas actividades de team building, iniciativas de Sinergia Vincente o con las divertidas y útiles reuniones de "Lavoro in Corsi".

La invitación a participar se dirigió a todo el personal de la Sede en Italia -excepto a los directivos-, en pequeños grupos de seis u ocho compañeros, para que hubiera espacio para las intervenciones de todos, destacando que no se trataba de una reunión de trabajo y que la asistencia era absolutamente voluntaria.

Los encuentros, son una oportunidad para la reconexión, en una manera más íntima, abriendo hogares y compartiendo sentimientos en un período tan especial para todos.

Ha habido momentos intensos; historias de compañeros que han tenido dificultades para superar la soledad y el aislamiento, de otros que han tenido que afrontar importantes problemas de salud de sus seres queridos en esta delicada situación, u otros que han tenido que repensar proyectos. personales

Pero también ha habido calidez, buen humor, intercambio de recetas, de consejos sobre cómo organizar el nuevo espacio de trabajo en casa, sobre cómo labrar un rincón de tranquilidad entre las inminentes peticiones de hijos, esposas o maridos. Recomendaciones sobre libros para leer o actividades curiosas para pasar el tiempo.

¡El gran número de asistentes y su actitud participativa muestran el éxito de esta iniciativa!

Las reuniones son una oportunidad para que todos se tomen un merecido descanso y traten de disfrutar un poco de la vuelta a la normalidad. Una nueva muestra de que, aunque estemos físicamente distantes, se necesita muy poco para crear oportunidades de reencontrarse y sentirse parte de un grupo que, unido a las metas profesionales, también comparte mucho más...

Prepara las cafeteras, ¡nos vemos en la próxima ConversAction!


La epidemia del baile. Estrasburgo, 1518

Estrasburgo, 1518, entonces una de las ciudades más importantes del Sacro Imperio Romano Germánico, en la actualidad una relevante ciudad situada al noroeste de Francia. Hasta 400 personas fallecidas por la “plaga del baile”.

A mediados de julio de 1518 una ciudadana llamada Frau Troffea empezó a mover su cuerpo descontroladamente, sin parar, en una céntrica calle de Estrasburgo, en lo que parecía una mezcla de baile y convulsiones. Cuatro días le duró el baile. A la semana siguiente ya eran 34 los bailarines y en un mes hasta 400 personas se vieron afectadas por este baile sin control. Al cabo de 30 días “bailando sin parar”, los afectados iban muriendo aquejados de infartos, derrames cerebrales y agotamiento. Lo único que todos los afectados tenían en común era fiebre alta.

Esta epidemia está documentada como “La plaga del baile” (1). Los especialistas de la época lo trataron como un caso de histeria colectiva. Mientras los nobles consultaban a sus astrólogos en busca de respuestas sobrenaturales, las autoridades locales acotaban recintos o mercados a donde conducían a las personas aquejadas de este espasmo incesante. Llegaron incluso a contratar músicos, convencidos de que lo mejor para este tipo de “conducta histérica” era permitir que los afectados bailaran hasta el agotamiento y así mejorarían… ideas de la época. Los más religiosos fueron conducidos a capillas donde siguieron buscando su sanación, entre bailes y rezos.

Teniendo en cuenta la horripilante costumbre de la época de aplicar inclementes sangrías a cualquiera que tuviera fiebre…mejor dejarlos bailar…

Muchos siglos después, los expertos explicaron que en el año de 1518 se sufrió en la zona de Estrasburgo una hambruna extrema que pudo provocar fiebre muy alta con episodios de desenfreno.

Aunque la explicación más fascinante es la que apunta a una intoxicación alimentaria por consumo de un tipo de hongo que se llama “cornezuelo” (claviceps purpurea), que es un hongo tóxico psicoactivo que contiene ergotamina, la sustancia natural cuya síntesis produce el ácido lisérgico, más conocido como LSD… Ahora ya vamos entendiendo lo de bailar sin parar…

Este hongo, el cornezuelo, crece con mucha rapidez entre los granos del trigo, el centeno, la cebada o el heno cuando hay escasez y se conserva en malas condiciones. Sus esporas son minúsculas y se contagian con gran rapidez tanto al ganado como a las personas (aunque al ganado no le da por bailar).

Cien años después, en 1632, este hongo “travieso” fue también el protagonista de uno de los vergonzosos momentos de la historia de Estados Unidos: los Juicios de Salem (en la antigua colonia inglesa de Massachusetts), que terminó con 150 detenidos y 19 ahorcados por “practicar la brujería, con claras perturbaciones demoníacas”, cuando en realidad lo que tuvieron en común muchos de los acusados fue la ingesta de “pan de centeno alucinógeno”, infectado con el hongo cornezuelo, así como haber utilizado dicho hongo en prácticas abortivas.

Rosa Porras | Dirección General

(04 de junio de 2020)




Buenos días:

Mi nombre es Mariana Romero Jerónimo, yo soy parte del equipo de la sala de Meneo en la CDMX.

Estas semanas en cuarentena han sido difíciles para todos; estamos tan acostumbrados a vivir de una manera tan acelerada, que el vernos forzados a mantenernos quietos es realmente estresante a veces. Extraño mi trabajo, a nuestros clientes y a los compañeros.

Aunque también me ha permitido tener más convivencia con mi familia, escuchar a mis hijos, a mis padres, a mis hermanos y sobrinas; hemos tenido la oportunidad que dentro de todo lo malo que está pasando a nuestro alrededor podamos estar en mejor contacto con nuestros familiares.

Una situación difícil y complicada nos ha ayudado a tener mejor perspectiva de nuestra vida, el rumbo que tiene y a dónde la queremos tener orientada en adelante. Agradezco el apoyo no solo de mi familia, sino que también de mi jefa Bárbara Sheila López y de mis compañeros, puesto que desde que inició la cuarentena y confinamiento se ha preocupado por estar al pendiente de nuestras inquietudes dándonos no solo información, sino que también palabras de aliento y apoyo para que mantengamos la serenidad y tengamos tranquilidad.

Estas semanas han sido duras y difíciles puesto que los recursos son limitados, pero afortunadamente siempre hemos tenido suficiente para subsistir.

Hoy veo claro la gran compañía en la que trabajo y me da orgullo pertenecer a ella porque también he visto lo que han hecho por mi país, el apoyo que han proporcionado a la gente de esta hermosa ciudad.

Es muy difícil cuidar a veces tu salud mental estando en esta situación, pero me he mantenido lo mejor posible encontrando pasatiempos perdidos y aprendiendo nuevas cosas, como cocinar, pintar, un poco de electricidad; aprendí pasatiempos como la acuarofilia y dentro de ella encontré la tranquilidad que necesitaba.

Como todos, ansio retomar más actividades y regresar al trabajo, y aunque sé que la vida después de esto no va a ser igual, deseo comenzar para ver qué nuevos retos tenemos por delante.

Muchas gracias por darnos la oportunidad de expresarnos.

Mariana Romero Jerónimo

(21 de mayo de 2020)




La guerra del Peloponeso y la plaga de Atenas, ¿epidemia o conspiración?

Durante casi 30 años, los griegos atenienses y los griegos espartanos se enfrentaron en una cruenta guerra civil: La Guerra del Peloponeso, que tuvo lugar en el sur de Grecia (404 a 431 a.c.)

Como suele ser habitual en las guerras, las causas fueron más comerciales que “de honor”: Atenas quería expandir su comercio y su objetivo eran las dos ciudades aliadas de Esparta: Corinto y Meagra.

Durante muchos años fue una guerra muy igualada, porque los espartanos eran menos pero más fieros y los atenienses tenían más recursos para aguantar, con una Atenas amurallada y bien provista.

Casi al final de la guerra, en el año 430 a.c., una misteriosa epidemia asoló Atenas: la temida peste, a la que llamaron “La Plaga de Atenas”. Cuenta el historiador griego Tucídides que los médicos se asombraban de la fuerza de este virus desconocido y que la virulencia fue tal que morían pacientes y médicos por igual, porque los médicos no tenían ningún tipo de protección y fueron los primeros en tener contacto con los enfermos...

Pronto comenzaron a surgir rumores de que había sido Esparta quien había vertido algún tipo de veneno en los pozos del Pireo (el puerto de Atenas), que surtían de agua a la ciudad. El contagio era tan rápido y el virus tan fuerte que morían por igual los que estaban bien atendidos y los que no tenían ninguna atención. Cuenta Tucídides que los atenienses comenzaron a desanimarse, a encerrarse, evitando el contacto con sus vecinos. Se anularon todas las costumbres de enterramiento y cada uno enterraba a sus familiares como podía. Casas vacías, cambios bruscos de fortuna que llevaron a los atenienses al “menosprecio de lo humano y lo divino”.

Mientras los ciudadanos atenienses morían dentro de la ciudad, los guerreros atenienses fueron masacrados fuera de sus murallas.

Finalmente, Esparta ganó la Guerra y arrasó Atenas.

¿Epidemia o Estrategia de Guerra?...

Rosa Porras | Dirección General

(15 de mayo de 2020)




Diego Martín Cozza, encargado de gastronomía en la sala La Plata, Argentina

Mi desempeño en el bingo La Plata es como encargado de gastronomía. Aunque esto no está siendo nada fácil, he encontrado un aspecto positivo en este aislamiento obligatorio y es la presencia en mi casa, poder acompañar vivencias con mis 3 hijos, y mi señora, lo cual hace mucho, que por razones laborales o cotidianas, no he podido.

El estrés, los tiempos que se acortan, la rapidez con la que hay que moverse día a día, las complicaciones que conlleva las escuelas de los niños, sus actividades extras, sus exigencias, todo ello está ahora con otro rumbo de tranquilidad y paz. Aunque con ánimos de volver a estar laboralmente operativo, y que se revierta este caos para mejor.

Así también espero que Codere pueda afrontar este impacto social y económico de la mejor manera y al levantamiento de esta situación pueda repercutir más que positivo en sus acciones.

Desde mis comienzos sumamente agradecido a los lazos laborales que nos une.


Holger, el gigante confinado

Al norte de Dinamarca se encuentra el Castillo de Kronborg, un castillo de cuento de hadas situado al borde de la bahía de Elsinor, construido en el siglo XV por el Rey danés Enrique de Pomerania, con la intención de controlar la salida y entrada al Mar Báltico.

Precisamente fue el emplazamiento de este imponente castillo lo que hizo que Shakespeare lo escogiera como escenario de su obra más universal: Hamlet.

Visité este castillo en agosto del 2019, en un viaje largamente deseado. Mientras me acercaba al foso del castillo para acceder al castillo, comenzó a caer una fina lluvia que envolvió Kronborg, dándole un aspecto de melancolía y aislamiento. Comprendí con claridad por qué Shakespeare lo escogió como escenario de su famoso drama.

Lo que no podía imaginar es que la visita a este castillo se iba a convertir en una experiencia personal única. Porque la verdadera belleza del castillo no está en sus luminosas estancias que miran al Báltico, su torre o su foso, sino en sus galerías subterráneas. Estas galerías se utilizaban para confinar presos o esconder tropas y armas. Las galerías no tienen luz natural, se conservan en su trazado original, sin luz eléctrica. A medida que te vas adentrado, la luz natural se va atenuando, hasta desaparecer. En este momento tienes dos opciones: das marcha atrás hacia la salida... o sigues adelante hacia la oscuridad. De repente me encontré frente a un desafío inesperado: seguir adelante y mantener tu compromiso con algo que no conoces, pero que sabes que está ahí, esperándote.

No sin miedo, decidí seguir adelante avanzando en la oscuridad, pegada a la pared y tropezando con desniveles en el suelo que me ponían muy nerviosa. En un momento dado, al final de un trayecto en completa soledad y oscuridad, llegué a una estancia cuadrada con dos antorchas. De repente, se encendieron unas luces suaves que iluminaban solamente a un enorme soldado de piedra, sentado, guardando su espada y su escudo. Así es como conocí a “Holger el Danés”, el orgulloso soldado danés cuya leyenda dice que permanecerá confinado en la oscuridad del castillo, siempre preparado para entrar en batalla cuando el pueblo danés se vea amenazado.

No sé cuánto tiempo estuve ahí, parada, mirando a Holger, muerta de frío e imaginando cómo sería que ese gigante barbudo y fiero se pusiera en pie. Luego empecé a pensar que en realidad el gigante no tenía intención de levantarse y que su valor era precisamente ese: su capacidad de mantenerse sereno, pero alerta.

Mientras estaba ensimismada mirando al gigante confinado y resiliente, llegaron dos o tres personas más y todos nos miramos y reímos. Sin cruzar palabra, nos sentíamos orgullosos de haber sido capaces de la pequeña proeza de comprometernos con nosotros mismos en avanzar hacia lo desconocido, haciendo equilibrios sobre un suelo inestable y manteniéndonos alerta pero serenos.

Este confinamiento que estamos soportando todos, me ha traído a la memoria al ejemplar Holger: confinado en la oscuridad para toda la eternidad, siempre alerta, siempre sereno, esperando saludar a aquellos valientes que saben mantener la calma hasta el final.

Rosa Porras | Dirección General

(20 de abril de 2020)





Respuesta


Mandela, ejercicio y confinamiento

Millones de personas nos encontramos recluidos en nuestros hogares, sin posibilidad de realizar ejercicios al aire libre.

Esta situación merece muchas reflexiones, pero dedicar una mención especial a Nelson Mandela es imprescindible. Un gran hombre recluido en una minúscula celda, durante 18 años.

En su libro “Un largo camino hacia la Libertad”, Mandela recuerda su afición al boxeo en sus tiempos universitarios. Como él mismo reconocía, no tenía aptitudes para ser un campeón (del boxeo), pero lo que sí tenía era una voluntad de hierro para sobreponerse a una situación de confinamiento continuada y cruel.

Conviene recordar que Mandela fue sometido a trabajos forzados. Un trabajo diario y extenuante que suponía estar cada día en una cantera extrayendo piedra caliza, utilizando pesados martillos para convertir las rocas en gravilla. Esta actividad agotadora no supuso una excusa para Mandela, quien decidió levantarse antes cada mañana para poder realizar un régimen de ejercicios en una celda de 2,1 metros, comida por la humedad.

De lunes a jueves, antes de ir a la cantera, corría dentro de su celda unos 45’, después hacía 100 flexiones, 50 sentadillas y otros ejercicios de tipo calisténico para movilizar distintos grupos musculares.

Mandela mantuvo esta disciplina de lunes a jueves, descansando de viernes a domingo y ni siquiera la abandonó durante el tiempo que pasó en módulos de aislamiento.

Como él mismo decía en su libro:

"El ejercicio disipa la tensión, que es la enemiga de la serenidad. Había descubierto que trabajaba mejor y pensaba con mayor claridad cuando estaba en buena forma física, por lo que los entrenamientos se convirtieron en una de las disciplinas inflexibles de mi vida".

Mandela siempre creyó que esta disciplina de ejercicios que se impuso y mantuvo a lo largo de toda su vida, no sólo le ayudó a sobrevivir a 27 años de confinamiento y cautiverio, sino a estar preparado para los retos que se fue encontrando a lo largo de su vida.

“El Deporte puede crear Esperanza, donde antes sólo había Desesperación”. - N. Mandela

Rosa Porras | Dirección General

(14 de abril de 2020)




¡Hola a tod@s!

Somos Natalia, Selina, Irene y Elena, y formamos el equipo de Comunicación Corporativa de Codere.

Muchos de vosotros ya nos conocéis, o así nos gustaría que fuese, ya que nuestra labor es conectar con vosotros para conectarnos entre todos y colaborar a formar un solo equipo global, lo más unido posible y en camino de unos mismos objetivos.

Y esta situación tan desafiante, tan nueva y tan dura que vivimos, también puede ser utilizada para eso. Así nos ha pasado a nosotras. Desde que la pandemia del coronavirus nos obligó a trabajar desde casa, nos sentimos más unidas desde el lado humano y el laboral que nunca.

De esta forma que veis en la foto nos reunimos cada mañana, por WhatsApp en nuestro caso y desde nuestra casas, ya que al ser sólo cuatro, es la tecnología más sencilla e inmediata para nosotras. Con hijos, perros, pijamas, desinfectantes y muchas historias de por medio, tenemos así nuestro tiempo de puesta en común, organización y apoyo, mucho apoyo.

Estos días hemos compartido miedos, dudas, consejos, información… hasta algún llanto y muchas, muchas risas. Porque todo se puede transformar en risa, en amor, provecho y esperanza.

Selina con sus dos hijos pequeños por casa y muy pendiente de sus padres mayores. Todos demandamos su atención últimamente y de alguna inexplicable manera, consigue cumplir con todo. Natalia redacta artículos mientras hace de profesora improvisada de segundo y cuarto de primaria para sus hijos. De ellos aprende que una buena actitud lo cambia todo, en especial en momentos de incertidumbre. Irene, montando una web –ésta- ella sola y por primera vez. Ella aprende sobre la marcha y también hace aprender a su perrito recién nacido. Y Elena, recién mudada a una casa donde no hay más mueble que una cama… y una mesa y una silla de jardín con las que ha conseguido hacerse para tener una especie de oficina estos días de teletrabajo (no dio tiempo a comprar más antes de la cuarentena)... Y hasta aquí que se pueda contar de cómo vivimos nosotras estos días.

Y como estamos seguras de que nuestro grupo está lleno de historias peculiares, humanas y llenas de fuerza por el progreso y la unión, hemos pensado en habilitar este espacio para que nos las contéis. Porque todos nosotros, CONTAMOS!