Carta personal del CEO al equipo de Codere

11 de junio de 2020

Estimados:

Han pasado algunas semanas desde mi última carta y durante este periodo han comenzado a suavizarse las restricciones de la cuarentena principalmente en nuestros mercados europeos, de forma que en España hemos podido reanudar la actividad en algunos puntos de venta y en Italia esperamos poder hacerlo a lo largo de los próximos días.

Mientras tanto, otras geografías clave para nosotros, como son Buenos Aires o México, acometen en la actualidad el pico de la pandemia y sus planes de normalización se enfrentan a incertidumbres y posibles retrasos, por lo que a falta de fechas concretadas, esperamos que las aperturas se demoren a más avanzado junio o julio tanto en Uruguay –donde ya hemos podido relanzar la actividad del hipódromo con una respuesta muy alentadora por parte del público-, como en Panamá, Colombia y México -pudiendo postergarse en Ciudad de México algunas semanas más-, en tanto que en Argentina esperamos poder comenzar a abrir algunas salas en agosto.

El impacto de estos cierres, que comenzaron a producirse gradualmente a partir del 8 de marzo, se ha notado inevitablemente en nuestros resultados del primer trimestre del año, que presentamos al mercado hace unos días y reflejan una caída del 21,3% de nuestros ingresos operativos y del 41,1% de nuestro EBITDA ajustado, respecto al año anterior.

Mientras, nuestro negocio online registró un crecimiento del 7,6% en el primer trimestre y está teniendo una buena respuesta al regreso, desde la segunda quincena de mayo, de algunas competiciones deportivas; si bien aún aquejado por la prohibición publicitaria en España durante el estado de alarma y la falta de depósitos físicos en México.

Ante este contexto, como informamos, la compañía puso en marcha un plan de contingencia, para preservar su liquidez y garantizar la continuidad del negocio, limitando las salidas de caja únicamente a ciertos elementos críticos, como gastos de personal, alquileres o impuestos. Hemos conseguido así reducir nuestros gastos operativos fijos a más de la mitad, de forma que nuestra actual posición de caja, de 83 millones de euros tras el pago del cupón de nuestros bonos de deuda a fines de mayo, supone una cifra algo mejor de la esperada.

En cualquier caso, la búsqueda de financiación extra es ahora un objetivo prioritario para el equipo directivo y, con el apoyo de asesores financieros, estamos tratando de conseguir más de cien millones de euros adicionales, que nos permitan afrontar con mayor holgura este periodo de incertidumbre respecto a la evolución de la pandemia y a las condiciones en que podrá darse la vuelta a la actividad. Es esto, y la apertura de nuestras operaciones lo antes posible, lo que está en el foco de nuestra agenda en este último tiempo, tratando de encontrar oportunidades en esta crisis. Espero poder dirigirme de nuevo a vosotros en mi próxima nota con buenas noticias en ambos sentidos.

Por el momento, nuestros equipos operativos trabajan plenamente enfocados en la preparación de las reaperturas, estableciendo protocolos de prevención y haciendo las compras del material necesario para asegurar la protección de nuestros colabores y clientes en el regreso a la actividad presencial, para que podamos seguir brindando la mejor experiencia de ocio. Nuestros equipos de Marketing diseñan acciones para poder optimizar el rendimiento de nuestras salas, a pesar de las previsibles limitaciones de aforo; y los responsables de Personas desarrollan los programas formativos necesarios para que la totalidad de nuestro personal regrese a su posición conociendo los protocolos y medidas extraordinarias definidas para este periodo que llamamos de transición a la nueva normalidad, y asegurar la óptima prevención ante el riesgo de contagio.

Continúa activo nuestro fondo de ayuda económica, de apoyo a aquellos que con esta crisis sanitaria se encuentren en una situación especialmente vulnerable. Desde que se puso en marcha, ya han sido más de 400 los colaboradores beneficiados y son de agradecer también las donaciones realizadas por algunos de vosotros, que os habéis sumado así al esfuerzo de la compañía para dotarlo de medios.

Parece por lo tanto que, aunque tenue, comenzamos a ver la luz tras estos meses sombríos y alumbra un nuevo escenario, que va a requerir que pongamos más en práctica que nunca nuestros valores de compañía. Ha sido un tiempo de adaptación, sacrificio e incansable trabajo para algunos, pero podemos enorgullecernos de estar preparados para reencontrarnos con nuestros clientes y ofrecerles la mejor experiencia.

A lo largo de las más de tres décadas de historia de la compañía, se ha demostrado que saber adaptarnos es parte de nuestra esencia. Así que es posible que la sociedad y nuestra industria no sean los mismos tras esta pandemia, pero nosotros, una vez más, aceptamos el reto; de saber transformamos para empatizar con el cliente y ocupar el liderazgo que nos corresponde. Porque tenemos mucho que aportar, en términos de diversión, empleo y riqueza social. Así que tras este parón, empezamos a preparar nuestra vuelta, apostando con más fuerza que nunca por el entretenimiento, la excelencia, la transparencia y la responsabilidad. Esas son nuestras cartas para esta nueva partida. Os agradezco de antemano que todos hagan todo lo posible por volver a la nueva normalidad más juntos y comprometidos que nunca.

Me despido dando un aliento especial a quienes del otro lado del océano, en algunas ciudades de Latinoamérica, siguen confinados en sus casas, con su libertad restringida y ya con mucho más tiempo de encierro que lo que hemos vivido en Europa. Reciban mis deseos de que la situación pase pronto, y puedan retomar su vida normal. Paciencia y fuerza, falta menos.

Saludos,

Vicente Di Loreto, director general de Grupo Codere

(11 de junio de 2020)