Carta personal del CEO al equipo de Codere

28 de abril de 2020

Estimados:

Continúan pasando las semanas en las que las medidas preventivas implementadas en todo el mundo para pelear contra el COVID, nos alejan de lo que hace sólo unos meses eran nuestros planes para este año, tanto a nivel personal como de compañía.

El coronavirus y la reacción de los gobiernos, frenan nuestra actividad; limitan nuestra libertad e iniciativa; y siembran miedo, incertidumbre y controversia... Dejando a su paso situaciones muy complicadas que desafían nuestra capacidad de aguante.

De todo esto, saldremos. Pero no sin esfuerzo, compromiso, renunciamientos y apoyo mutuo. Esos son los pilares sobre los que los animo a construir en este periodo, y también sobre los que está desarrollándose la respuesta de Codere a esta circunstancia sin precedentes ni prescripciones.

Estamos trabajando intensamente en el desarrollo de alternativas financieras e implementación de medidas de mitigación del gasto, para mantener en lo posible una posición de caja que nos permita resistir hasta la reapertura de nuestra actividad, y en los inciertos meses siguientes.

Igualmente, en algunas de nuestras geografías se está realizando una importante labor institucional para promover respuestas sectoriales de consenso ante la circunstancia actual, en cuanto al diferimiento o reducción de tasas, condiciones de reapertura y otro tipo de facilidades para la viabilidad de la industria. Algo que en algunos mercados se complica por el clima de alerta social respecto a la actividad, que basado en falsas creencias sobre el juego, lleva a la toma de posiciones radicales en contra de la industria.

Estamos además analizando la proyección de distintos escenarios posibles de regreso a la actividad, tanto desde el punto de vista financiero como de puesta en marcha de las medidas más efectivas de prevención de propagación del virus en nuestros locales y oficinas; tales como mecanismos para la identificación de personas en riesgo o contagiadas; producción de carteles informativos sobre recomendaciones de higiene; alternativas para la desinfección de nuestros espacios y máquinas; acopio de mascarillas, guantes, visores o vinilos de protección, dispensadores de alcohol en gel; y un largo etcétera.

Mientras tanto, seguimos trabajando en aquellas áreas del negocio que así lo permiten, principalmente en nuestras operaciones online, potenciando nuestras iniciativas de omnicanalidad, e incluyendo la obtención de licencias para la actividad online en Argentina o Panamá.

Por otro lado, a fin de complementar las medidas dispuestas por cada Estado y facilitar así la situación de nuestras familias, hemos implementado ayudas adicionales de apoyo frente a la crisis. Entre ellas, además de los ya informados complementos salariales a las dotaciones oficiales, y a la red de colaboración que ya habíamos activado, la compañía ha habilitado un fondo de ayuda económica dirigido a los empleados del grupo que se encuentren en una situación de alta vulnerabilidad.

De esta manera, aquellos colaboradores que vivan una circunstancia especialmente complicada, podrán recibir ayuda de la compañía. También podrán participar con sus aportaciones los miembros de nuestro grupo que así lo deseen, sumando sus esfuerzos al de Codere.

Estamos llevando a cabo iniciativas sociales de colaboración en la lucha contra la pandemia, entendiendo que esta crisis sanitaria sólo puede salvarse con la solidaridad de todos. Hemos donado importantes cantidades de alimentos y bebidas que teníamos en stock dentro de nuestras salas, que se han repartido entre instituciones de desarrollo social. Además, hemos de alegrarnos porque ya está en marcha la habilitación de nuestro recinto de congresos, exposiciones y convenciones en México, Centro Citibanamex, el más relevante de Latinoamérica, como unidad temporal hospitalaria. Un hospital de campaña que está previsto que acoja a pacientes leves y moderados afectados por el virus y permita así descongestionar los hospitales del sistema de salud de la gigantesca ciudad de México.

Estamos intentando además reforzar nuestros mecanismos de comunicación interna porque es importante que en este momento estemos informados y podamos solucionar cualquier cuestión que nos genere incertidumbre. Para ello, estoy convocando a los responsables de las distintas unidades de negocio a una conferencia informativa para resolver sus dudas. Será una reunión digital que reunirá a cientos de directores, gerentes y jefes, pero es complicado convocar a todos, por lo que los invito de nuevo a trasladar cualquier cuestión a vuestros superiores, PBPs, correos de ayuda Covid habilitados a tal efecto, y a consultar la información publicada en la web habilitada por el grupo como punto de encuentro durante este periodo, https://enpositivo.codere.com/, que ha recibido ya miles de visitas.

Quiero reiterar mi agradecimiento a todos vosotros, por estar cada uno acometiendo con paciencia, compromiso y solidaridad la realidad que este escenario nos ha impuesto. Reconocer asimismo el gesto realizado por los primeros niveles de la compañía, ya que en su totalidad han aceptado voluntariamente el diferimiento de una parte importante de su salario, al igual que un alto porcentaje de los siguientes niveles, a pesar de estar todos trabajando más que antes.

En situaciones de crisis como la que estamos viviendo, es más importante que nunca gestionar con valores, y tenerlos presentes en cada decisión que tomamos. El foco en la eficiencia y el trabajo en equipo son actualmente los más relevantes para nuestra supervivencia, en particular mientras no podamos operar, y luego la actitud innovadora y el seguir poniendo a nuestros clientes en el centro, nos ayudarán recuperarnos, siempre en un marco de integridad y transparencia.

Por último, quiero compartir una corta reflexión personal, como lo he venido haciendo en las últimas notas, en este caso sobre el miedo. El miedo paraliza, y actualmente tiene paralizada a buena parte de la humanidad. Es casi inevitable en este contexto sentir miedo en carne propia, o alguno de sus derivados, preocupación o ansiedad. Normalmente tendemos a taparlo, lo que nos hace alejar de nuestro centro, reaccionar en forma indeseada, tomar decisiones equivocadas, o perder perspectiva de las cosas buenas de la vida. Es mejor reconocerlo, aceptarlo, y luego seguir adelante con los proyectos, con la vida.

Les dejo, por si resulta de interés, un discurso que siempre encontré muy inspirador:

Se trata del extracto de una charla que dura más de una hora, que les recomiendo ver también (¡incluso con vuestra familia!), si quieren profundizar en la historia y recibir una dosis extra de motivación.

Por favor cuídense, y no dejen de abrazar sus sueños a pesar de la crisis.

Vicente Di Loreto, director general de Grupo Codere

(28 de abril de 2020)