Palabras de nuestro CEO, Vicente Di Loreto:

30 de septiembre de 2021

Estimados:

Continuamos avanzando la implementación de nuestra reestructuración financiera. Este mes, hemos lanzado la solicitud de consentimiento a nuestros bonistas, para que den su aprobación definitiva al acuerdo alcanzado en abril, por el cual el 95% de nuestro grupo pasará a sus manos a través de una nueva compañía holding en la que los actuales accionistas mantendrán el 5% del capital.

En la actualidad estamos esperando los plazos formales para que los bonistas confirmen el apoyo a la operación y estimamos completar la reestructuración a principios del mes de noviembre.

Será entonces cuando iniciaremos la liquidación de nuestra actual cabecera, Codere S.A., cuya cotización en bolsa será suspendida hasta que se culmine la reestructuración y quede excluida, con la liquidación en efectivo de las acciones. Para ello, nuestro Consejo de Administración deberá convocar previamente una Junta General de Accionistas, en la que estos puedan dar su sí definitivo a la disolución.

Aclarar, por si ocupase estos días algún lugar en prensa y pudiese generar incertidumbre, que la complejidad de estos trámites y documentación requerida nos ha hecho demorarnos unos días respecto a nuestro cronograma inicial, por lo que hemos acordado el retraso en el pago de los próximos cupones al momento en el que recibamos la liquidez del último tramo de la reestructuración. Todos los cambios societarios fruto del cambio de control a los nuevos accionistas tendrán lugar por encima de Codere Newco, sociedad que controla todas las filiales operativas del grupo, por lo que a nivel operativo nada cambiará. Y por lo tanto no esperamos cambios relevantes en nuestra estructura o funcionamiento diario.

En paralelo progresamos también en la fusión de nuestra filial digital con DD3 para la creación de Codere Online como primera compañía latinoamericana de juego en línea en cotizar en el Nasdaq, manteniendo nuestro grupo posición mayoritaria y su actual equipo de gestión. Una operación que nos proporcionará los recursos necesarios para poder hacer frente al potencial de expansión que ofrece esta línea de negocios.

Recientemente hemos presentado la documentación pertinente al organismo regulador del mercado de valores norteamericano, la SEC, para que una vez la apruebe se pueda celebrar la junta de accionistas de DD3 con el fin de votar y aprobar la fusión, algo que esperamos concluir durante este último trimestre del año y que supondrá un importante hito para el crecimiento de nuestro grupo.

Celebramos igualmente que, con la apertura en julio de nuestras salas en Argentina y Uruguay, hemos vuelto finalmente al pleno funcionamiento de nuestro negocio presencial, aunque aún con restricciones en algunos mercados y con la excepción de algunas de nuestras salas mexicanas.

Esperamos ir así poco a poco recuperando nuestro desempeño previo a la pandemia, que en el segundo trimestre del año ha sido desafiante en nuestras geografías, con cierres en tres de los siete mercados en los que operamos y un notable impacto en nuestros resultados.

Este contexto nos ha llevado a un caída de nuestros ingresos del 16,2% respecto al año anterior en el primer semestre, aunque a pesar de ello hemos conseguido generar 21,5 millones de euros de EBITDA ajustado en este periodo, y un flujo de caja positivo que con el segundo tramo de financiación nos ha permitido cerrar junio con más de 90 millones de caja para poder afrontar nuestras necesidades de caja hasta el cierre de la reestructuración. Concluida la misma tendremos por delante varios meses que requerirán grandes dosis de responsabilidad, eficiencia y arduo trabajo por parte de cada uno de nosotros, hasta que nuestros negocios logren volver a una performance normalizada.

Por su parte, nuestros equipos trabajan ya en la definición de un plan de negocios a cinco años, que condense nuestra estrategia para cada unidad de negocios a partir de 2022, que esperamos presentar al nuevo Consejo ante de fin de año.