ValorES Codere


ValorES Codere, nuestro ADN

Nuestra compañía está inmersa en un proceso de transformación que se inició en el año 2018, cuando el actual equipo directivo se hizo cargo de la gestión del grupo, expresando su compromiso de creación de valor sostenible en un entorno cambiante, con una demanda cuyos hábitos de consumo varían de forma constante, un mercado cada vez más competido y digitalizado, y un marco regulatorio y fiscal que incrementa su presión hacia la industria.

Este proceso se enfoca en el modelo de negocio y la estrategia, la transformación de la organización y las personas, y el modelo operativo. Pero todos estos aspectos han de basarse en un cambio más esencial; el de nuestra cultura, de forma que enfaticemos aquellos aspectos de nuestro ADN que nos acercan al éxito, y erradiquemos los menos favorables a nuestros objetivos.

Para ello, la compañía llevó a cabo un ejercicio de identificación de esos principios y definió un propósito, una visión y unos valores que forman parte de nuestro ser desde el origen de la organización y han colaborado al éxito del grupo, para impulsarlos ahora de manera decidida, a través de un nuevo estilo de liderazgo.

  1. El cliente en el centro de nuestra estrategia.
  2. Nuestro foco en la eficiencia asegura nuestra viabilidad.
  3. Nuestros equipos están comprometidos con la excelencia.
  4. Trabajamos con integridad y transparencia.
  5. Nuestra actitud innovadora tiene como palanca la tecnología.

Cada uno de estos valores ha de formar parte de nuestro enfoque y acción diaria. Para ello, la compañía ha definido una serie de comportamientos a fomentar, que contribuyen a alcanzar el valor y encarnarlo de la mejor forma en el día a día; y otros a eludir, pues nos distancian de nuestro objetivo.

Para que conozcamos con más profundidad cada valor, a lo largo de las próximas semanas vamos a descubrir qué implica cada uno de ellos, cómo podemos hacerlo permear en la cultura de la organización, qué comportamientos nos acercan y cuáles nos distancian de su expresión y, cómo diferentes directivos de nuestro grupo los tienen en cuenta en el desempeño de sus equipos.

Así, juntos podremos dar vida y compartir una cultura común.

¡Contamos contigo!


Modelo gerencial, liderando el cambio

Hoy más que nunca, dada la situación de transformación constante del entorno y la compañía, contar con un modelo de liderazgo eficaz, con el que seamos capaces de afrontar el futuro de manera exitosa, es de vital importancia para Codere.

Para ello, el grupo ha definido un programa de acciones denominado Modelo de líder, alineado con los valores que nos identifican, en el que se definen las competencias a desarrollar por los responsables de la organización y se establece una ruta para identificar, formar y desarrollar a nuestros líderes sobre las siguientes bases:

  1. Liderazgo de relaciones.
  2. Liderazgo del cambio.
  3. Liderazgo personal.

Entre las actividades para el impulso del liderazgo personal, se desarrolla el Modelo gerencial, que aglutina un conjunto de principios esenciales, reflexiones prácticas y aspectos generales de dirección de personas, que se traducen en comportamientos y actitudes.

Estos principios deben ayudar a los responsables de las distintas áreas a establecer patrones de conducta y comportamientos para dirigir de forma adecuada a sus colaboradores; a la vez que éstos identifican una serie de comportamientos y actitudes que deben exigir a sus responsables en el día a día, dado que se trata de una relación en dos sentidos y no podemos olvidar que casi el 50% de la rotación voluntaria que se produce en las compañías es a causa de la relación jefe-colaborador. La gente no renuncia a las empresas, renuncia a los malos jefes.

En palabras de Joaquín Guijarro, director del centro de especialidad global ADN Codere “nuestro Modelo gerencial es un manual de instrucciones para los directivos y mandos de la compañía, que sirve para orientar sus actuaciones frente a su equipo y terceros. Son los mínimos exigibles para su rol como manager y en la relación con su equipo, pero también una forma de estar en la compañía y asegurar su crecimiento hacia la visión definida”.

Para que este modelo responda a nuestra realidad y encamine a nuestras expectativas, se ha contado para su construcción con la participación de un diverso y nutrido grupo de profesionales de Codere.

“Desde el inicio entendimos que el éxito de este proyecto radicaría en definir un Modelo gerencial para todos y construido por todos, por lo que en su definición ha colaborado un equipo de unos 250 directivos y mandos intermedios, así como personal técnico, operativo y administrativo. Todo ello, impulsado por la Dirección Corporativa de Personas, y validado por la Dirección General.

El objetivo, identificar qué funciones debe desarrollar un manager y vincularlas con nuestros valores y las conductas asociadas a cada uno de ellos. Se trata de una guía que resume los comportamientos que deben fomentarse y aquellos que deben erradicarse, y cómo hacerlo desde una función de responsabilidad en la organización, de forma que el día a día consolide y fomente nuestra cultura”, afirma Álvaro de Ansorena, director corporativo de Personas.

Este modelo sirve además para enfocar los procesos de selección y las acciones de formación y desarrollo de los mandos y empleados con potencial, y contribuye a facilitar el marco de referencia sobre el cual construir y realizar las evaluaciones de los managers.

Los “must-do” de un manager

Este modelo gerencial, dirigido a los actuales y potenciales mandos de la compañía, pone el foco en la implicación de los managers, a quienes se les solicita que sean referentes, conozcan e interioricen el modelo y participen en la implantación, siendo ejemplo en el momento de compartirlo y desplegarlo en la organización, contando con una guía en la que se definen las funciones de dirección:

  1. Planificar: establecer metas y prioridades de su área, alineadas con la estrategia y objetivos de la compañía, y crear planes de trabajo eficaces para lograrlas.
  2. Organizar: asignar recursos, establecer tiempos y coordinar a los miembros del equipo para llevar a cabo los trabajos y/o proyectos de su área de manera exitosa.
  3. Controlar: asegurar que los trabajos y avance de los proyectos se adecuan a lo planificado y de acuerdo a las políticas y procedimientos internos, gestionando a los miembros de su equipo y los recursos de manera efectiva y segura.
  4. Desarrollar a los colaboradores y el equipo: a través de los medios que el manager tenga a su alcance, lograr que cada colaborador de su área desarrolle al máximo su potencial, de acuerdo a sus capacidades, y que el equipo crezca como grupo.
  5. Comunicar: implantar una estrategia de comunicación válida y bidireccional para conseguir transmitir de manera adecuada la cultura y valores de la empresa, estrategias, objetivos, proyectos, etc… a colaboradores, compañeros, jefes y clientes.
  6. Conducir al equipo: poner en marcha acciones para lograr que todos los colaboradores estén motivados y trabajen con un objetivo común.
  7. Relacionarse con el entorno: generar y mantener una buena relación, basada en la confianza, la seriedad y el respeto, con clientes, proveedores, compañeros y equipo.
  8. Cooperar y colaborar con los compañeros: favorecer un clima de colaboración dentro y fuera de su departamento, de manera que se trabaje en la misma dirección para cumplir con los objetivos de la empresa.
  9. Auto-conocerse y aprender: ser conscientes de las propias fortalezas y debilidades, buscar siempre adquirir nuevos conocimientos y aprender de los demás, así como de cada situación y experiencia.
  10. Actuar como gestor del cambio y la transformación: ser impulsor y vehículo del cambio en la empresa ante un entorno global y cambiante que demanda soluciones rápidas y novedosas.
  11. Mantener una visión estratégica: conocer en profundidad y de manera global el negocio (ir más allá del funcionamiento del día a día) y ser capaz de identificar y anticiparse a escenarios futuros.
  12. Lograr los objetivos: enfocarse en alcanzar o superar en todo momento los objetivos tanto personales como organizacionales marcados por la organización.

Durante los próximos meses, nuestra compañía se enfocará en la difusión y calado de estos comportamientos, para seguir creciendo juntos hacia una organización más eficiente, sólida, acogedora y responsable.


ValorES… disponer de una actitud innovadora que tiene como palanca la tecnología

El contexto empresarial, cada vez más competitivo e internacionalizado, evoluciona de manera vertiginosa, de manera que lo único constante es el cambio. Esto exige a las compañías un ejercicio permanente y decidido de adaptación a las nuevas necesidades y expectativas del mercado, para garantizar el progreso.

Ante este desafío, Codere define uno de sus valores esenciales el de ‘disponer de actitud innovadora que tiene como palanca la tecnología’. Esto implica observar el entorno, analizarlo y acompañar su evolución, respondiendo con creatividad y desarrollo.

Para conseguirlo, nuestra compañía impulsa una transformación cultural con la que potenciar una mirada profunda, simplificada y positiva de las cosas, para detectar en ellas la necesidad y la oportunidad. Y también una actitud creativa, que contemple la toma de riesgos controlados para lograr el crecimiento y liderazgo.

Estas son las conductas que debemos fomentar y evitar para desarrollar de la mejor forma una actitud innovadora:

Además, no te pierdas este video en el que te invitamos a conocer cómo se vive este valor esencial dentro de nuestra organización de la mano de Luis Sánchez, director corporativo de Tecnología y Digitalización, Fanny Pérez Santiago, directora de Seguridad de Sistemas, Álvaro de Ansorena, director corporativo de Personas, Bernardo Chena, regional manager de Codere Latam (excepto México) y Mayte Best, gerente Costumer Intelligence México.


ValorES… trabajar con integridad y transparencia

Integridad y transparencia son conceptos estrechamente relacionados, que implican una actuación honesta y comprometida; un respeto a las personas, al entorno y las normas; una forma de comunicar veraz y relevante; y un desempeño responsable y sostenible, en base a la ética y a nuestros valores, para generar relaciones en el largo plazo con nuestra gente, sobre la confianza y la lealtad.

En Codere abogamos por la integridad y la transparencia en cada una de nuestras actuaciones, tanto internas como externas. En un sector altamente regulado, somos la única del sector que cotiza en Bolsa en España, lo que nos sujeta a estrictos estándares de control y supervisión. Pero nuestro compromiso no se limita al estricto cumplimiento de la normativa, sino que lo excede con procedimientos en mejora continua, para asegurar la mejor comunicación y máxima transparencia hacia sus públicos.

Cada uno de nosotros tenemos el poder, pero también la obligación y el compromiso, de actuar con integridad y transparencia en nuestro desempeño diario y, de este modo, hacer realidad nuestra visión de grupo. Estas son las conductas que debemos fomentar y evitar para hacerlo de la mejor forma.

Te invitamos a conocer cómo se traduce este valor en nuestro día a día de la mano de Alejandro Pascual CM Europa y COO Italia, Bernardo Chena, Regional Manager LATAM y Country Manager Uruguay, Adolfo Carpena, director corporativo de Auditoría Interna Belén Rodríguez, gerente corporativa y coordinadora internacional de Legal y Cumplimiento y Verónica Moreno, directora corporativa de Fiscalidad.


ValorES trabajar en equipos comprometidos con la excelencia

Nuestro valor se construye en equipo. Un equipo comprometido con la excelencia y que comparte visión, propósito y unos valores que forman parte de nuestro ADN y han demostrado estar en la esencia de nuestro crecimiento.

Los equipos comprometidos con la excelencia transforman una promesa en una realidad, se adaptan a situaciones adversas, cumplen con los objetivos a pesar de las adversidades y logran que la integridad, el compromiso, la confianza y el orgullo de pertenencia guíen sus decisiones y comportamientos.

En nuestra mano está que cada uno de nosotros seamos líderes de este valor y nos transformemos en verdaderos referentes de nuestros equipos, sirviendo de guías y siendo ejemplares con nuestro comportamiento. Trabajar con responsabilidad, ilusión, con visión positiva, orientados a objetivos comunes y con capacidad de autocrítica.

La clave está en la comunicación, la confianza, el reconocimiento y la creación de un entorno en el que cada uno pueda y quiera dar lo mejor de sí.

¿Conoces cuáles son las conductas deseables y cuáles las que debemos evitar para enfatizar este principio?

Si quieres conocer cómo se traduce este valor en el día a día de la organización, te invitamos a hacerlo de la mano de Alejandro Pascual, regional manager de Codere Europa, Deysi Liñán, directora de Personas de Panamá y Colombia, Elena González de Prado, manager de Comunicación Corporativa y Verónica Moreno, directora corporativa de Fiscalidad.

En el apartado de teletrabajo dispones de más información para mantener la eficacia a pesar de no estar bajo un mismo techo


ValorES poner el foco en la eficiencia

ValorES poner el foco en la eficiencia para asegurar nuestra viabilidad y conseguir el potencial máximo de cada recurso, optimizando tiempo, dinero y capacidades para lograr la mayor calidad.

Crear valor mediante objetivos definidos, planes orientados a resultados y búsqueda de la mejora continua, con motivación por satisfacer las necesidades, expectativas y deseos de nuestros clientes.

¡Hacer simple lo complejo!

Este valor es una constante en nuestras cuatro décadas de evolución, pero cobra especial relevancia en el contexto actual de crisis sanitaria, que ha impactado seriamente en los recursos globales y de nuestra industria, y pide extremar la eficiencia en su uso.

Cada uno de nosotros podemos impulsar este valor con nuestro comportamiento diario reforzando ciertas conductas y evitando otras:

Y para conocer cómo se traduce este valor en los distintos equipos de trabajo, te invitamos a descubrir de la mano de Ángel Corzo, director corporativo Económico-Financiero; Guido Parrella, COO Retail Colombia; Juan José Rivas, director nuevos proyectos y tecnología de México y Luis Molouny, director de Control de Gestión Operativa.


Ladrones de nuestra eficiencia

A nuestro alrededor, existen muchos factores capaces de atraer nuestra atención y quitarnos tiempo. Para combatirlos, nada mejor que saber reconocerlos para evitarlos y que no nos resten eficiencia.

Una mala planificación, no saber priorizar, demasiadas reuniones, demasiados correos en los que no deberíamos estar, o largas explicaciones para no concretar, nos hacen perder nuestro preciado tiempo de trabajo. Parece que nos hemos acostumbrado a inundados buzones de correo, videoconferencias multitudinarias y repetitivas, a utilizar con frecuencia la mensajería instantánea o a hacer llamadas sin un propósito determinado. ¡Basta!

Para ser mucho más eficiente, toma nota de estos consejos:

  1. Buzones de correo llenos: antes de enviar un correo piensa muy bien el mensaje, para que sea breve y concreto, y confirma que a la persona o personas a las que lo envías les aporta valor recibirlo. Además, no contestes con ¡Gracias! ¡Vale! ¡Hecho! y mucho menos aún respondas así a todos los destinatarios en cadena.
  2. Reunirse por reunirse: antes de convocar una reunión, considera si de verdad es necesaria, y define contenido y objetivos de cada uno de los participantes. Decide cuánto tiempo va a durar y sé escrupuloso con la hora de inicio y fin. Comparte un acta para que todos los asistentes recuerden qué se ha tratado y qué se espera de ellos para realizar un seguimiento.
  3. Menos slides y mejor contenido: antes de abrir PowerPoint, piensa si lo que quieres compartir necesita esa presentación o puedes elaborar un buen discurso, con argumentos sólidos y bien estructurados, que no distraigan la atención de tu interlocutor. Si decides apoyarte en un PowerPoint, sé exigente con la redacción y concreción. Define un buen índice que desvele contenidos y objetivos, y utiliza imágenes que ayuden a visualizar conceptos.
  4. Llamadas concretas y restringidas: siempre que puedas, utiliza medios gratuitos, como WhatsApp o Teams, pero sin abusar… ten muy claro cuál es tu objetivo para no hacer llamadas vacías.

Además, ten especial cuidado con otros enemigos que nos acechan:

Desorganización: tareas repetidas, desorientación o dificultades para encontrar las cosas.

Distracciones: más allá de la propia interrupción, necesitamos 10 minutos para volver al nivel de concentración previo, por lo que debemos evitarlas a toda costa.

Procrastinación: tomar un café, ir al baño, ponerse a hacer tareas que nada tienen que ver con nuestro trabajo… Evita que cualquier disculpa valga para dejarlo todo para después.

Delegación: aprende a delegar para no sobrecargarte, pero también identifica sobre quién delegas y asegúrate de que tiene capacidad para realizar la tarea.

Fijación de objetivos errónea: establece objetivos a corto, medio y largo plazo para evitar dar vueltas sin rumbo y enfocarte en la consecución de logros. Ganarás mucho tiempo (o al menos no lo perderás).

Mala comunicación: tareas repetidas, malos entendidos, problemas que no llegan a quien debe resolverlos… La mala comunicación nos hace ineficaces.

Una buena opción: planifícate. Ten en cuenta qué tareas hay que hacer y dales una prioridad, establece un horario y una rutina.


ValorES situar al cliente en el centro

Ponernos en el lugar del cliente, escucharle y entenderle para adaptar nuestros procesos y formas de actuación para satisfacer sus necesidades a través de la mejor experiencia.

Además, requiere conocer sus gustos e incorporar sus intereses para diseñar nuestros productos y servicios, de cara al cliente externo e interno, para ofrecer una atención de calidad, responsable y con todas las garantías.

¿Pero qué conductas nos aproximan y cuáles nos distancian del cumplimiento de este valor?


ValorES situar al cliente en el centro

Te invitamos a conocer, de la mano de directivos de la compañía, de qué modo se materializa el valor el cliente en el centro de nuestra estrategia en los diferentes países en los que opera Codere.


Más valores que nunca

Los compañeros de Colombia han elaborado este vídeo para recordar que, ahora más que nunca, en Codere hemos de hacer frente a la situación reforzando nuestros valores.


10 cosas positivas que nos dejará el coronavirus

El confinamiento está siendo una excelente oportunidad para hacer una revisión interior e importante aprendizaje. Destacamos algunas de las secuelas positivas que nos dejará el coranavirus:

  1. Familia y círculo cercano, nuestra prioridad: porque sabemos lo que es tenerlos de apoyo, preocuparnos por ellos, echarlos de menos…
  2. Valoraremos la salud por encima de otras cosas materiales.
  3. Nuestro hogar, nuestro refugio. El espacio que nos une a lo nuestro y a nuestra gente, donde cogemos fuerza y volvemos a la calma.
  4. El valor de las pequeñas cosas. Hemos hecho escucha interna, hemos atendido a los que nos rodean. Nos hemos familiarizado con tareas del hogar que nos eran ajenas, hemos descubierto nuevas formas de pasar el tiempo con nuestra familia y hemos recordado con nostalgia un paseo al sol o una tarde con amigos.
  5. El poder del trabajo en equipo, porque la suma de muchos esfuerzos ha hecho posible que las cosas funcionen en la sociedad estos días. Hemos visto nuestra vulnerabilidad y los resultados de una sociedad organizada por un mismo fin.
  6. La tecnología amiga. Nos hemos dado cuenta de lo importante que son las TICs para poder encontrarnos y seguir avanzando personalmente y como sociedad.
  7. La necesidad de organización como forma de enfrentar el “caos”, pues solo siguiendo rutinas organizadas se puede superar exitosamente una crisis sanitaria como la actual.
  8. Conocer nuestra fortaleza y capacidad de resiliencia. Algunos habremos pasado por circunstancias extremadamente duras estos días; despedidas abruptas, responsabilidades complejas, incertidumbre y tristeza. Pero también sabremos sobrevivir a esto con la mayor entereza y con el apoyo de todos.
  9. Más capacidad de análisis y empatía. Este tiempo nos ha permitido parar, reflexionar, informarnos, atender a las necesidades de los demás y escuchar los mensajes de sociedad, seres cercanos y de nuestro propio cuerpo.
  10. Una visión mas global del mundo. El COVID-19 nos ha demostrado que las pandemias no entienden de barreras, ni de Estados, ni de clases…y que solo las soluciones globales permiten acabar con problemas globales. #Esta crisis la ganamos todos.

Quién nos iba a decir hace apenas unas semanas que la vida nos iba a cambiar de forma tan radical. Tener limitados los movimientos, no poder estrechar la mano de nuestros amigos y clientes, o besar y abrazar a nuestros familiares y seres queridos.

Del mismo modo, estamos presenciando como la economía se está parando a nivel mundial. Miles de empresas cerradas, gran número de personas desempleadas, y una gran incertidumbre sobre el futuro acerca de cómo sobreviviremos a esta pandemia global.

Y si ya en circunstancias normales los valores son base y aspiración, en situaciones como ésta, cobran aún mayor relevancia. El altruismo, la confianza, la ayuda desinteresada, el compromiso. Cada día escuchamos situaciones en las que ciudadanos de todo el mundo sacan lo mejor de sí para ponerlo a disposición de los demás. Historias como la de una señora de 90 años, que ha fallecido en Bélgica, tras renunciar a un respirador porque quería que se utilizara para poder salvar a alguien más joven.

Codere siempre ha sido una empresa de VALORES sólidos. Y siempre lo será. Hace semanas nos anticipamos a las medidas de los Estados cerrando nuestras salas y sedes centrales, y enviamos a sus casas a todos aquéllos que podían teletrabajar, para evitar contagios. Su salud, bienestar y el de sus familias, han estado desde el comienzo de esta crisis en el centro de su gestión. Porque cuando hablamos de que nuestra compañía es “clientecéntrica”, lo hacemos en el sentido más amplio de la palabra. No es solo nuestro cliente de sala el foco de nuestra atención. Lo es él, lo son nuestros proveedores, nuestros inversores… y lo son por supuesto las personas que formamos el equipo de Codere. En el centro están las PERSONAS.

Desde que se inició la pandemia, Codere ha tomado muchas medidas. Gran parte de ellas orientadas a la EFICIENCIA. A la sostenibilidad de la compañía para garantizar los puestos de trabajo y el pago de los salarios. Porque en CODERE somos INTEGROS y TRANSPARENTES. Respetamos las reglas y cuidamos de nuestros empleados, e independientemente de la situación en la que se encuentre cada uno, la empresa les va a garantizar al menos un salario de subsistencia. Porque nuestra gente es excelente. Nuestros EQUIPOS siempre serán EXCELENTES. La excelencia en todo lo que hacemos es nuestra seña de identidad. Nuestra ventaja competitiva. Por ello, ahora más que nunca es el momento de INNOVAR, de transformarnos. Son momentos difíciles, pero cuando todo esto pase, las cosas no van a ser más fáciles. Saquemos partido a estos duros momentos. De la dificultad veamos la oportunidad. Aprovechemos lo que esta situación nos ha brindado, en reflexión, autoaprendizaje, manejo de tecnología, creatividad, multiconexión, etc… para salir reforzados. Todo pasa, y esto también pasará.

Pensemos en el mañana, porque hoy ya es pasado.